La vida de José Luis Bonet (Barcelona, 1941) presidente de la Cámara de Comercio de España desde noviembre de 2014, esta unida a la del Grupo Freixenet al que lleva vinculado desde 1966 y cuya presidencia ostentó hasta febrero de 2019, participando decisivamente en la internacionalización de la firma. En la actualidad comparte la presidencia de honor de la firma con su tío José Ferrer. En esta entrevista telefónica, Bonet exige firmeza al Gobierno en la ejecución de los estímulos y, entre otras cuestiones, se muestra partidario de un Plan Marshall para Europa y critica que los avales del ICO se distribuyan por tramos o que no se le dé más margen a los autónomos:

Estamos en un momento excepcional, por los daños económicos provocados por el Covid-19: ¿qué le parece el paquete de estímulos del Gobierno?

La partitura es buena, pero ahora lo que hay que hacer es no desafinar al ejecutarlo. Desde el punto de vista de la Unión Europea, después de un principio titubeante, se han dado cuenta de lo que había y el Banco Central Europeo (BCE) empezó también decepcionante, pero enseguida ha reaccionado: Han cambiado totalmente las circunstancias y, por tanto, tienen que buscar una nueva orientación y a mi me parece que sería bueno -la presidenta de la Comisión Europea parece que esta a favor- un Plan Marshall.

-Entiendo, por lo que me cuenta, que usted teme que la ejecutoria del Gobierno no esté siendo buena…

En el momento actual, lo del Consejo de Ministros de ayer fue decepcionante. ¿Por qué? Si dices 100.000 millones de euros son 100.000 millones, no tiene por qué haber un tramo ni nada. Si tienen que hacer ajustes, ya los harán, pero los 100.000 millones están ahí y si hace falta más, pues más; el Gobierno tiene que ser contundente. Luego está el tema fiscal, ¿cómo puede pretender que paguen impuestos los que no tienen ingresos? Hay que insistir en que esto, no es ninguna broma: es un asunto de vida y muerte. Primero física y, segundo, de supervivencia de las empresas y del empleo.

Precisamente, una de las consecuencias de la actual situación es la avalancha de ERTE. ¿Cree que están siendo un buen instrumento para que las empresas conserven el empleo?

Las empresas no quieren echar a nadie, si alguien piensa eso, está muy equivocado. El ERTE puede ser una solución: a las empresas les permite tener un puente para un momento, hasta que mejore la situación. Evidentemente puede llegar el caso, en que alguna empresa ya no vea salida y esto será una mala cosa. Porque lo que no nos interesa para nada es el cierre de empresas, porque eso significa más paro.

¿Cree que se debería suspender el pago de la cuota de marzo a los autónomos?

¡Claro! Esto es así en muchos casos: aunque intenten trabajar no generan ingresos y, algunos directamente no pueden porque se lo han prohibido. Lo que no puede hacer el Estado es ir a cobrar impuestos ahora.

Intuyo que tampoco es partidario de que el calendario fiscal siga como está…

La primera fase es la salud, la segunda es la de supervivencia económica, aunque ambas van juntas. Lo que hay que hacer, primero, es tender puentes y, segundo procurar una recuperación en V. Para esto, tienen que estar con las empresas y los trabajadores: esto es lo que le corresponde al Estado, que ha hecho un buen plan, pero lo está ejecutando de una forma timorata.

-Usted sigue en contacto con las cámaras de comercio de toda España, ¿cómo están viviendo estos momentos las empresas?

Con una inquietud y preocupación muy grandes. Usted imagínese que un empresario, que lleva su empresa con responsabilidad, está viendo que puede desaparecer. El ánimo es muy importante y, sobre todo, pensando en la recuperación: no podemos perder tiempo, cuando hemos perdido demasiado, en este asunto como para ir despacio. El paso a paso, no va.

Muchas industrias españolas se están reconvirtiendo para fabricar material sanitario, ¿qué le parecen todos estos esfuerzos?

Estamos en una economía absolutamente extraordinaria y anómala. En la guerra las producciones se dirigen a producir armamento; en la pandemia, lo que se hace -si se puede- es proporcionar a las enfermeras y médicos lo que necesitan para cuidar a los enfermos. Lo que oímos ayer a la ministra Reyes Maroto: el que colaboren con las empresas y estas con el Gobierno. Es una gran fórmula y nos consta que hay empresas que, a través de la Cámara de Comercio, se han ofrecido.

El presidente del Gobierno ha hablado de «Presupuestos de reconstrucción». ¿Es hora de pensar a largo plazo?

Estamos en la fase aguda, en el momento en que lo primero es la salud de la gente y la supervivencia de las empresas. Luego vendrá la reconstrucción: Todo el mundo tiene que aprovechar esta «Cuaresma», para reflexionar y ver, sector por sector o empresa por empresa por dónde ir, según el interés general y a largo plazo.

https://www.abc.es/economia/abci-como-pagar-impuestos-quien-no-tiene-ingresos-202003260235_noticia.html

Powered by WPeMatico