«El objetivo general de los talleres se centra en la prevención del mal uso de las nuevas tecnologías entre los jóvenes y adolescentes en lo que se denominada adicciones sin sustancia. Llevamos años trabajando la prevención, pero ahora nos hemos centrado en las apuestas deportivas y el juego online como patología, ya que las últimas encuestas dan una progresión mayor». Así lo pone de manifiesto Eduardo Pérez, psicólogo y coordinador del Programa de Adiciones del Área de Igualdad de Oportunidades y Servicios Sociales de la Diputación de Valladolid.

Los contenidos de los talleres se ciñen a la sensibilización y prevención de los peligros que pueden derivarse del mal uso de internet, sexting y grooming, abuso del móvil y de las redes sociales, junto a la proliferación de apuestas deportivas. En su desarrollo participa una técnico de Ajupareva, una asociación especializada en el tratamiento y rehabilitación del juego patológico, junto a un psicólogo experto en adicciones, informa Ical.

Villanueva de Duero, Cigales, La Seca y Boecillo son los municipios donde se están desarrollando programas de animación comunitaria con jóvenes de 14 a 19 años. La existencia de estos grupos facilita la puesta en marcha de los nuevos talleres que cuentan con un sistema de evaluación para medir la satisfacción, el cambio de actitudes y la adquisición de conocimientos de las personas participantes.

«Los dos primeros talleres han contado mucha aceptación -24 y 18 asistentes- y las sesiones son muy dinámicas para que no se hagan largas. A los chicos les ha gustado y tras las dinámicas para romper el hielo se hace una introducción teórica con prevención. No se trata de suprimir el uso de nuevas tecnologías, que son como el agua corriente o la luz eléctrica en el día a día, si no de dar unas pautas para propiciar un uso racional y avisar un poco de las consecuencias que supone hacer lo contrario», indica Pérez.

El coordinador del programa preventivo recuerda que el mundo rural no es ajeno al juego patológico relacionado con las nuevas tecnologías y que hay mucho trabajo por hacer. «No hay casas de apuestas como en las capitales donde proliferan como setas, pero si tienes un móvil hay acceso a todo en la palma de tu mano», significa.

Al respecto añade que es difícil competir con otra oferta de ocio alternativo, ya que los jóvenes prefieren hoy jugar a las consolas, con el móvil y utilizar las redes sociales antes que a los juegos tradicionales. «Lo que se intenta hacer ver a los jóvenes es que existen más opciones de ocupar el tiempo libre», agrega.

En ese sentido recuerda que la Diputación ha organizado en los veranos de 2017, 2018 y 2019 campamentos de desintoxicación tecnológica con buen resultado. «Al principio los jóvenes sí que tenían un poco el síndrome de abstinencia pero luego enseguida se sumergieron en muchas actividades al aire libre con buen tiempo, yoga, etc. y como que se olvidaron bastante del tema del móvil, viendo que hay una vida más allá de él», sostiene.

Uso compulsivo de internet
El psicólogo pone de manifiesto que la ludopatía crece en España y lo hace de forma preocupante, ya que muchos jóvenes y, especialmente menores de edad, se enganchan compulsivamente a los videojuegos online y se vuelven asiduos a las casas de apuestas, muchas veces, situadas en las cercanías de los colegios e institutos, por lo que padres deben estar alerta.

«Dentro del Programa Moneo, que es una escuela de padres y madres, todos los años ofrecemos una sesión complementaria sobre la adicción a nuevas tecnologías para que ellos sepan cómo tienen que educar sus hijos y conozcan un poco los peligros que tiene el mal uso de las nuevas tecnologías. Se intenta que tengan unas pautas sobre cómo tratar este tema con sus hijos. Notan que no se despegan de la tablet, la play o el móvil y ven muy necesarios estos programas, por lo que se implican al máximo», detalla Eduardo Sánchez.

Según los datos del mercado español de juego publicados por la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), la actividad online ha crecido en España de 2012 a 2017 un 387 por ciento, al pasar de 2.805 millones de euros en actividad online a más de 13.000 millones. Asimismo, la encuesta Estudes 2016-2017, realizada con estudiantes de Castilla y León de 14 a 18 años, indica que el 14,3 por ciento había jugado dinero presencialmente en los últimos 12 meses y el 6,3 por ciento a través de internet.

Además, en un estudio de la Federación Castellano y Leonesa de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fecyljar) se ve que en Valladolid el tratamiento de las personas afectadas por el juego online casi se ha duplicado desde 2015. Según este mismo estudio, los salones de juego han crecido un 57 por ciento en dos años.

https://www.abc.es/espana/castilla-leon/abci-prevenir-adicciones-juveniles-202001261908_noticia.html

Powered by WPeMatico