Desde hace un año, la zona del barrio de Hortaleza que rodea el centro de menores de primera acogida, en la calle de Valdetorres del Jarama, se ha convertido en un polvorín que dificulta la vida a los vecinos, cansados de tener que presentar denuncias por robos ante el incesante incremento de actos vandálicos, y de reclamar más presencia policial. La continua llegada de menores inmigrantes ha provocado un clima de tensión en el barrio que ciertos grupos radicales han aprovechado para divulgar sus discursos.

Las tropelías se remontan a abril de 2018, cuando un grupo de veinte chicos, cargados con botes de disolvente para inhalar, comenzaron a quemar contenedores y perpetrar robos con intimidación. En alguna ocasión, tal y como publicó este diario, lanzaron piedras contra todo aquel que se atrevía a recriminarles su actitud. «La banda del disolvente» estaba formada por menores en su mayoría de origen magrebí.

Meses después, comenzaron las denuncias de los trabajadores, cansados de las amenazas que recibían por parte de los internos y de las situaciones que tenían que enfrentar en el centro, en el que entonces se vivía en hacinamiento. Tanto fue así, que el equipo de seguridad solicitó en bloque ser trasladado a otro lugar.

La escalada de violencia se recrudeció a partir de septiembre. El día 29, dos hombres enmascarados atacaron con remos a dos jóvenes que estaban en una parada de autobús. Sin mediar palabra, los agresores caminaron hacia los adolescentes y la emprendieron a palos con ellos. No se descartó que el ataque fuese cometido por colectivos neonazis. Una semana más tarde, la sede del club de boxeo de la Unidad de Absorción Vecinal (UVA) fue vandalizada con pintadas amenazantes en las que se podía leer: «Todos remamos juntos».

Contra los Trinitarios
Lejos de apaciguarse, los choques cruzados empeoraron a finales de octubre con el enfrentamiento entre 30 dominicanos y parte de los internos, en el que varios coches terminaron reventados. También intentaron asaltar la residencia al grito de «¡Patria!», lema de los Trinitarios. En noviembre, un grupo armado con porras volvió a atacar a magrebíes y varios internos fueron retenidos por la Policía cuando portaban estacas y cristales de botellas rotas. Todo esto llevó a que la plataforma Hortaleza Actúa, creada por Hogar Social, se convocase frente a la puerta del centro bajo el lema «Fuera delincuentes de nuestros barrios». La espiral de violencia llegó ayer a su punto máximo con el lanzamiento del artefacto.

https://www.abc.es/espana/madrid/abci-polvorin-alimentado-robos-agresiones-y-actos-radicales-201912050924_noticia.html

Powered by WPeMatico